Mujer inmigrante

Si eres una mujer inmigrante, debes saber que en La Méridienne damos la bienvenida a mujeres de todos continentes y somos capaces de brindarte los servicios e intervenciones adecuados a tu situación personal. Las trabajadoras acompañantes tienen una experiencia intercultural adquirida aquí y en otras partes del mundo.

Nuestras acciones tienen como objectivo promover la autonomía de las mujeres inmigrantes informándoles de sus derechos y ayudándolas en su integración al país de acogida.

Nuestro enfoque

En nuestras intervenciones utilizamos el enfoque intercultural. Este enfoque es un proceso de ayuda que se basa en el respeto a la persona, su visión del mundo, su sistema de valores y sus necesidades.

Cuestiones relacionadas con la imigración

Algunas mujeres inmigrantes tienen poca o ninguna red social, están muy aisladas, son alófonas o apenas hablan francés o inglés. Esto representa un desafío considerable en un proceso de búsqueda de ayuda.

Algunas experimentan una gran culpabilidad cuando denuncian una situación de violencia y se sienten muy impotentes ante las leyes y derechos de su comunidad de acogida (proceso judicial civil y penal, denuncias a la Protección juvenil, etc.).

En una situación de violencia conyugal, el control del cónyuge a menudo tiene como consecuencia que las mujeres se familiarizan muy poco con la sociedad de acogida. Por otro lado, las cuestiones relacionadas con la inmigración pueden ser utilizadas por el cónyuge como medio de control (mujer en espera de estatus, apadrinada, etc.).

Si bien la violencia conyugal no es un fenómeno específico de las mujeres inmigrantes, varios factores pueden crear un entorno que las pone más en riesgo de ser sus víctimas. Varias barreras siguen estando presentes:

  • El desafío del idioma;
  • El aislamiento social y geográfico;
  • La dependencia del cónyuge;
  • El estatus precario y el apadrinamiento;
  • Las presiones sociales de las comunidades y el miedo al rechazo;
  • La falta de conocimiento de los servicios y leyes;
  • El rol de la policía y del sistema judicial.

¿MI CÓNYUGE ES CONTROLADOR?

A continuación, se ofrecen algunos ejemplos que te ayudarán a comprender mejor las posibles formas de violencia de las que puedes ser víctima.

Si te identificas con algunas de estas afirmaciones, es posible que estés experimentando violencia conyugal en tu relación sentimental.

En La Méridienne te ofrecemos la oportunidad de sentirte en seguridad, de ser escuchada, de recuperar tu energía y de ver tu situación en perspectiva.

  • Es muy estresante vivir con mi pareja porque nunca sé qué desencadenará su enojo, siento que estoy caminando sobre huevos… 

  • Me siento despreciada, atacada en mis puntos débiles, humillada o controlada en mi forma de vestirme, peinarme, hablar, etc.

  • Me amenaza, me asusta y me siento intimidada.

  • Controla mis idas y venidas, me impide ver a mi familia y amistades o no me permite salir sin él.

  • Controla mi salario y supervisa mis gastos.

  • Me impide conseguir un trabajo o me hace perderlo.

  • Grita, me maldice y me insulta.

  • Siento que nunca hago las cosas bien, me siento culpable, responsable de todo y llego a creer que estoy loca.

  • Denigra mi cuerpo, mi desempeño sexual o me compara con otras mujeres.

  • Me sacude, me pega, me empuja, me pellizca, me abofetea, me muerde, me tira de los cabellos o me aprieta el brazo.

  • Destruye mi ropa o mis objetos preferidos.

If you have questions, contact us at
Quick exit Clear Private Data